Extraterrestres  Vida en el Planeta Marte



—Venerable Maestro Rabolú, ¿qué nos puede decir usted sobre la humanidad en Marte?
—Sobre la humanidad en Marte puedo decirles o explicarles algunas partes muy importantes, que tal vez desconocen los terrícolas, porque en realidad no aceptan, por orgullo, que haya humanidades en otros planetas mucho más avanzadas que nosotros. Marte y otros planetas han pasado por la misma época de nosotros, pero ellos se han llegado a superar puesto que han trabajado con tres factores, que es lo importante para superar cualquier etapa, cualquier crisis, ya sea en un planeta o ya sea individual. Estos habitantes pasaron por las guerras que nosotros tenemos en la actualidad, pasaron por la época del dinero, del gobierno, de las políticas, en fin, pero los favoreció mucho a ellos que la mayoría empezó a trabajar esotéricamente. Estoy hablando de una mayoría de la humanidad, y lograron superar esas etapas oscuras o negras que conforme es un planeta, es uno como humano. Tiene etapas oscuras, tenebrosas, asimismo pasa con los planetas, igualmente.
Todos estos planetas que se han superado han pasado por las mismas crisis que estamos pasando en la actualidad: pero como les digo, el trabajo sobre sí mismo hace superar tanto al planeta como a su humanidad, o sea, todo el planeta se va liberando o va ascendiendo de acuerdo con la humanidad. Si ahora mismo hubiera una mayoría, siquiera de la mitad más uno de la humanidad, que miráramos hacia arriba, hacia el Cosmos, pidiéramos a las Jerarquías Superiores fuerza, valor, ayuda, pues el planeta no podría pasar por la crisis que está pasando y que tiene que pasar, por la ignorancia de nosotros mismos. Puesto que con este mismo pensamiento de toda una mayoría mirando hacia arriba, atrayendo fuerzas cósmicas que penetren y compenetren en sus cuerpos, viene la superación, viene el ascenso esotérico, no sólo de la persona, o de las personas, sino del planeta. Estoy hablando de un planeta.
Estos planetas superaron esas etapas porque se propusieron, la mayoría, pedir al cielo, a las Jerarquías Superiores, ayuda, fuerza, y fue como pudieron dar ese gran paso. Hoy la humanidad actual desconoce totalmente la vida de los otros planetas, porque en realidad somos unos ignorantes, que no merecemos ni el aprecio de las Jerarquías y, sin embargo, nos tienen aprecio, ¿por qué? Porque nos ven perdidos. El que necesita la ayuda es al que se la dan, pero si nosotros no la pedimos, no nos la dan. Entonces, eso es lo que se está haciendo en la parte esotérica, luchando por organizar la humanidad, para que todos unidos podamos traer fuerza cósmica que va a compenetrar dentro de nosotros mismos, y dentro del mismo planeta, para el ascenso, para la superación.
Así, Marte, Venus, Júpiter y todos los planetas, han pasado por las crisis de nosotros; lo único es que nosotros nos amañamos con el mal y perdimos hasta la fe. Entonces, hemos quedado, no estancados, sino que vamos en retroceso a fracasar con todo el planeta. ¿Culpa de quién? Culpa de nosotros. Ese problema que tiene la Tierra con el otro planeta que viene, que se acerca, es casualmente porque nosotros sacamos de su cauce, o del cinturón zodiacal, a nuestro planeta, por la maldad. Entonces se aisló, y al aislarse tiene que sucumbir, fracasar con toda la humanidad. De modo que a los otros planetas, ¿por qué no les sucede eso? Porque están dentro del orden zodiacal; entonces nosotros estamos aislados, lo sacamos por maldad. ¿Quién mira hacia arriba? ¿Quién pide a Dios? ¿Quién pide a las Jerarquías? Nadie, todo el mundo detrás del dinero y, como el cerdo, miramos hacia abajo. Pero para arriba ninguno miramos. Me parece que ustedes se han dado cuenta de esto, que son muy escasas las personas que miran hacia arriba. Miramos todos como el cerdo. El cerdo nunca mira al sol, así estamos nosotros, como los cerdos, mirando siempre hacia abajo.
De modo que Marte se superó. Ahora es un planeta completamente guerrero, ciento por ciento. Ustedes me dirán que son asesinos, o no quieren vivir sino ellos solos, egoístas o ambiciosos, corno quieran ustedes catalogar a esta humanidad o a ese planeta, pero no es así. Ellos son guerreros, pero contra el Mal, contra las fuerzas del Mal, contra todo lo negativo son verdaderamente opuestos. O sea, que ellos forman parte de una fuerza positiva ante la negativa. Ellos son la positiva. La contraparte, la negativa, podemos ser nosotros o pueden ser otros. Por eso, ese planeta es distinguido como guerrero. Ellos usan uniforme de soldado, su equipo de guerra, su casco de guerra, todos unos guerreros, ese es el vestido de ellos o el uniforme. No quiere decir que ellos van a atropellar a nadie. Son gente muy consciente, que para actuar primeramente usan la Conciencia, no como nosotros, que actuamos como animales, por cualquier chisme vamos a matar a otro. Creo que van entendiendo, ¿no?
—Maestro, allí ¿qué tipo de vegetación hay?
—Vegetales de todos. El sustento de todos los habitantes, no sólo de Marte, sino de los otros planetas, es más bien de fruta. Ellos no son destructivos como nosotros y usan más los vegetales. Ahora no se vayan a volver ustedes como conejos, a comer pura hierba. Esa es ya una etapa de superación, gente que verdaderamente no necesita ingerir carne, ¿para qué?
—O sea, ¿que ellos son vegetarianos?
—No, no es que sean vegetarianos, ellos usan el pescado, ciertas carnes, pero ya en muy baja escala, no caníbales como nosotros.
—¿Cómo es el sistema de gobierno en Marte?
—Bueno, fíjense ustedes hasta dónde llega la imaginación de nosotros, porque así es la vida en la que nos desenvolvemos; él me habla de un gobierno. Allá, eso de gobierno, de política, eso pasó a la historia, ellos lo cuentan como la historia de un pasado, pero no es que haya un gobierno. Allá cada uno es el gobierno de sí mismo, cada uno se gobierna, actúa conscientemente. Entonces, ¿para qué gobierno? ¿Para qué las leyes? ¿Para qué la política? ¿Para qué dinero? Si nadie roba porque nadie tiene necesidad de robar, porque todos tienen lo necesario. Entonces, no hay necesidad de gobierno, de leyes, de todas esas cosas.
Leyes, sí, solamente la Gran Ley es la que respetan y siguen todos. Me dirán ustedes, ¿cuál es la Gran Ley?
Sabemos que hay una Ley Cósmica que gobierna todo, desde lo más diminuto a lo más grande. Entonces, ellos respetan esa Ley únicamente. No hay más leyes para ellos. Respetan el libre albedrío de todas las personas. Sea, la Ley de la Libertad.
—Ellos sí podemos decir que son libres.
Voy a variar un poquito el tema porque realmente vale la pena de explicar. El comunismo actual, dicen que es la libertad, y en realidad, en síntesis, el comunismo es libertad, pero no el comunismo actual de la Tierra. Vean, todos ustedes, me atrevo a decirles que son comunistas, los que estamos aquí y toda la humanidad somos comunistas, porque la palabra comunista viene de comunidad, todo hogar es una comunidad. ¿Qué es eso? Comunismo. Ese comunismo lo practican Venus, Mane, Júpiter, Saturno. Todos esos planetas. Pero ahora no me vayan ustedes a malinterpretar, a meter ustedes el marxismo-leninismo, que es lo grave y lo destructivo, tanto para la Conciencia como para la libertad. Una cosa es el comunismo, que viene de comunidad, y otra cosa es el marxismo-leninismo, que es la parte totalmente opuesta del comunismo. En Venus, en Marte, en cualquier planeta de esos, todos son dueños de todo, nadie tiene que pedir permiso para trabajar o hacer cualquier cosa o para irse a donde le dé la gana. Eso es una comunidad donde todos trabajan por todos. Ellos no le meten el marxismo-leninismo, vuelvo a repetir, porque es lo negativo y lo grave del comunismo que se conoce aquí en este planeta.
—En cuanto al estado espiritual de las personas allí, ¿todos están en el mismo estado, o hay Jerarquías?
—Hay Jerarquías entre ellos, pero estas Jerarquías tienen sus leyes, como hay leyes aquí. Un orden a seguir dentro de la organización o dentro del planeta, que todos obedecen a eso y es libremente, porque a nadie van a obligar. El que no le provoca seguir, no sigue, se queda rezagado o puede involucionar, porque no hay evasiva de ninguna especie allí.
—Maestro, ¿allá también existe infierno?
—Todo planeta tiene su infierno, la contraparte. Tenemos siete dimensiones hacia arriba, hay siete dimensiones hacia abajo. Todo planeta tiene su infierno.
—Un elemento de esos que involuciona, ¿es enviado a este planeta Tierra?
—Depende del karma de la persona, depende de cómo se haya portado, pero al involucionar puede hacerlo en cualquier planeta involutivo, en cualquier planeta.
—Maestro, ¿por qué razón los científicos que han mandado naves a fotografiar a Marte o Venus, unas veces les salen en un estado las fotografías, y otras veces diferentes?
—Bueno, es muy sencillo. Los científicos de aquí, terrícolas, aquellos eminentes, que creemos que tienen la última palabra, son unos pobres analfabetos ante el poder de los otros planetas. Por ejemplo, en un planeta de esos está haciendo verano y quieren hacer llover, hacen llover a la hora que quieren. Quieren que se nuble, se nubla; todos manejan la Naturaleza. Entonces, como los científicos de aquí son destructivos ciento por ciento, ya que la intención de los científicos no es sino destruir, porque lo están demostrando con hechos, allá le cambian la atmósfera momentáneamente; sale una bola de fuego, se siente una temperatura invivible. En fin, lo cambian todo. Le nublan para que vean que no hay vida; en fin, cualquier cosa lo hacen momentáneamente. Entonces, basados en eso traen unos informes completamente negativos: que no hay vida o que hay monstruos, pues ellos pueden hacerles ver lo que les provoque.
—En nuestro planeta Tierra, ¿podemos encontrar habitantes de Marte?
—Hay habitantes de Venus, de Marte, de diferentes planetas, camuflados, investigando cómo podernos ayudar. Pues ellos sí saben cíe la crisis que estamos pasando. y por la que tenemos que pasar, si no hay un arrepentimiento de la mitad más uno. Y eso es imposible, completamente imposible. Entonces el desastre lo damos ya como un hecho para este planeta.
—Maestro, o sea, ¿que las visitas de estas naves extraterrestres son verdaderas?
—Son verdaderas. Ese apagón de Estados Unidos (Nueva York) era para demostrarles que los científicos de ese país no valen ni cinco ante ellos. Ellos cargan en toda nave, por grande o pequeña que sea, un cofrecito hablémosle de un cofrecito, que es a nuestro modo de entender herméticamente sellado. Dentro de éste hay un gas que cargan ahí. Esa es un arma poderosísima, que al dejar escapar por medio de una válvula un milímetro de gas de ese paraliza las mentes, las maquinarias. Nada funciona, queda todo paralizado. Y eso sucedió en Nueva York con el apagón.
—Maestro, ¿en qué raza se encuentra actualmente el planeta Marte?
—Bueno, podríamos decirle que allá pertenecen más bien a la quinta dimensión. O sea, que han superado la cuarta.
—Maestro, en un cassette del Maestro Samael, él nos informaba de que próximamente la humanidad terrestre se podría comunicar (con los extraterrestres) por medio de unos aparaticos que serían entregados por ellos.
—Están entregándolos. Yo sé que están entregando ya esos aparatos, secretamente, para comunicarse como un teléfono; para comunicarse con ciertas personas claves. El terrícola tiene miedo de que ellos vengan a invadir, a quitarnos este pedazo de tierra. Si la tierra de ellos vale cientos de veces más que la nuestra, entonces, ¿van a ambicionar una madriguera de éstas? Para qué, si ellos no ambicionan ni dinero tampoco, no lo necesitan, lo tienen todo. Entonces, ellos están haciendo estos aparatos y están entregándolos ya, muy secretamente, a ciertos elementos claves, para comunicarse, como usted tomar su teléfono y comunicarse a otra ciudad, con otro familiar o amigo.
— ¿Tienen cuerpo físico?
—Tienen cuerpos de carne y hueso, pero cuerpos que en realidad, si los comparamos con los nuestros, no da tampoco —la comparación— porque la carne no es carne como la nuestra, grotesca, pesada, tosca.
—Entonces, ¿quiere decir que están en una ronda superior a la que estamos en el planeta Tierra?
— ¡Quién sabe cuántas rondas superiores! Si usted mira a un venusino, y le mira los brazos, la carne es casi transparente. Ahora, toque un venusino para que vea el corrientazo de energía que siente, igual a cualquier habitante de otro planeta.
— ¿Es carne que por su energía está en un estado superior de vibración?
—No hablemos de energía porque la energía nunca opera sola. Eso va acompañado de tres factores: la castidad, la muerte del Ego y el sacrificio, el amor por la humanidad. Porque la energía sola nunca puede hacer eso, tiene que ser acompañada; de lo contrario fracasa uno. ¿Cómo se manifiesta la energía a través de un cuerpo sucio?
—Maestro, ¿cómo son realmente ellos físicamente?
—Los venusinos a mí me dan por la oreja, esa estatura es estándar, usted no ve uno más alto ni un centímetro más uno del otro.
—¿Y los de Marte?
—Lo mismo, ellos crecen a voluntad; entonces, como crecen a voluntad, crecen a la misma medida todos. Les sirve la ropa, el calzado; todo, exactamente para todos, es estándar. Los marcianos lo mismo.
— ¿Cómo se transportan?
—En las naves interplanetarias.
— ¿Cuál es el medio de transporte dentro del planeta?
—Dentro de la ciudad las calles son movibles, o sea, como una especie de escalera eléctrica. Las calles van girando. Una va para un lado y la otra para otro, con una cinta fija en el medio, como una avenida. Pero si la persona quiere caminar, camina. Si no, se monta en unos vehículos, como apartamentos, como una casa con varios apartamentos. Cada apartamento sale automáticamente.
Si usted va a tal parte, se embarca en un apartamento, y el apartamento sigue. Todos son exactos, iguales y no hay accidentes. No se paga transporte, allí no circula el dinero. Es la gente más rica del mundo y no circula el dinero.
—En cuanto al sistema de medicina, ¿qué medicina utilizan ellos?
—Allá la medicina es más bien de las mismas plantas, pero tratadas científicamente con todos los poderes y facultades que ellos tienen, para hacer operar tal planta en un enfermo; aún cuando ellos muy poco se enferman, ya que no hay epidemias allá. No hay cementerios ni panteón.
—Maestro, ¿me da a entender que todavía tienen determinada cantidad de egos?
—Les vienen a quedar lo que llamamos residuos de Ego, o sea, el Yo Conciencia.
—¿Son Ángeles, entonces?
—Son Ángeles con cuerpo de carne y hueso. Pero un Ángel no es una persona liberada, tiene todavía la parte psicológica de la Luna Oculta; o sea, lo que llaman esotéricamente residuos del Ego, que es el último trabajo que el Iniciado tiene que hacer para llegar a la Liberación. Este trabajo de sacar el Yo Conciencia, porque la Conciencia está alterada desde el momento en que pecamos nosotros.
—¿El V.M. Samael es una Monada reguladora de todas las almas que hay, lo mismo que Melquisedec?
—Para más claridad, me gusta la terminología más bien sencilla, para que entiendan todos. Usted, en su hogar es el jefe, ¿cierto? Dueño de su casa, de su familia, de todo. Usted es la cabeza principal. Así es un Logos. Se manifiesta en todo el planeta y regulariza, organiza todo. Cuando en un hogar se acaba el jefe, el cabecilla, todo se desordena; entonces un Logos hace esa misión, es padre de ese planeta. Regula mineral, vegetal, animal y humanidad.
—O sea, ¿es una forma de ayuda que nos da Marte a nosotros?
—Claro, eso es así. Usted, por ejemplo, en su hogar es el responsable y ordena y manda todo. Pero si usted ve que el vecino está necesitado de ayuda, usted, por amor a ese vecino, va y le ayuda. Eso hace un Logos o cualquier Jerarquía Superior, eso hacen ellos.
—¿En Marte existen varios tipos de razas, digamos la negra, la blanca, la amarilla, así como aquí?
—Ellos son de un color más claro que mi persona, un color cobrizo.
—El Maestro Samael decía que hay humanidades verdes, azules.
—Sí, señor, hay verdes, hay azules; claro. Como existen "Los Caballeros Tigres", en fin. Esas razas tienen su misión especial; entonces tienen su uniforme de trabajo. No es que sean así, sino es un uniforme que usan. Ustedes ven a un Caballero Tigre actuando, y dicen "me tragó el tigre", no, es el uniforme de ese Maestro para ciertos trabajos especiales. Eso es todo.
— ¿Cómo aprovechamos la energía marciana en forma positiva?
—Bueno, para nosotros poder asimilar y aprovechar esa energía, tenemos que trabajar con la desintegración de nuestros defectos, o si no, nada hacemos. ¿Cómo penetra o compenetra la energía dentro de nosotros, en un organismo sucio, puerco? No puede asimilar nada. La oración, el Trabajo es lo que le sirve a uno.
—Maestro, si dice que los habitantes de estos planetas son seres completamente despiertos, mi pregunta es que si estos seres evolucionan e involucionan, ¿hasta qué grado de evolución e involución pueden llegar?
—Bueno, entre ellos involucionaron los que iban a involucionar.
Ya lo que quedó, quedó; esa es la cosecha, llamada esotéricamente. Lo que quedó en ascenso va para arriba, los que descendieron van para la desintegración. Miremos la Luna, tiene su ejército que alcanzó el estado angélico, ahí quedaron.
—¿Y están en la Luna?
—No, ellos pertenecen a otras dimensiones 
—O sea, ¿qué es lo que hay en estos momentos en Venus?
—La cosecha, los seleccionados. Lo que no sirvió ya pasó para abajo.
—O sea, ¿que estos seres no van a involucionar más?
—No tienen porqué. Y en Marte lo mismo, cada uno ha dado su cosecha y ya los seleccionados van para arriba, y el que se desintegró, se desintegró.
—En este caso no se dan entonces las cuatro edades: de Oro, Plata, Cobre y Hierro que se dan acá, sino que se da una continua Edad de Oro. 
—Sí, en octavas superiores. Pasan una octava y viene otra superior, puede continuar como de Oro, pero más elevada hasta llegar a la Liberación.
—O sea, ¿que la humanidad puede romper con ese estado mecánico de las cuatro edades?
—Claro, ya que todo son leyes mecánicas y la Revolución es para romper las leyes mecánicas, por eso el Maestro dice en sus obras que el gnóstico debe ser revolucionario en un ciento por ciento. Y es que dicen que sin la Revolución no puede hacer uno nada. 
—¿Esas humanidades tienen o no personalidad?
—Todavía tienen personalidad; es que la personalidad y las personalidades de cada individuo pueden durar siglos. Para poder entrar al Absoluto tiene que quemar, desintegrar totalmente todas esas personalidades. Una personalidad demora miles de años, como puede demorar cien años o menos de acuerdo con la fuerza que tuviera el tipo aquí de mando, de poder. Así es la personalidad. Por ejemplo, la personalidad de un militar es muy fuerte, entonces demora mucho la desintegración.

 

 

 

             www.gnosis.hol.es